El reto de Billy Graham para una iglesia desconcertada

Publicado en Decisión – Junio 2015 – Traducido al español

Tengo un amigo que fue llamado a ser pastor de una iglesia bastante grande. Cuando le pregunté si le gustaba su nueva responsabilidad, respondió: “No he encontrado la iglesia todavía. Y si no la encuentro dentro de un año, renuncio”.

Casi cada ministro estará de acuerdo en que hay una iglesia dentro de la iglesia, ese grupo de personas, a menudo una minoría, en casi todas las congregaciones, que han conocido personalmente al Cristo vivo y nunca volverán a ser los de antes. La palabra iglesia viene de una palabra griega, ecclesia. Se trata de un verbo que significa “llamar”. La iglesia se compone de todos los verdaderos creyentes desde Pentecostés en adelante que están unidos juntos en Cristo. La Biblia enseña que somos el Cuerpo de Cristo, de la cual Él es la cabeza (Efesios 1: 22-23). Como tal, la verdadera iglesia es un templo santo para la morada de Dios en el Espíritu Santo (Efesios 2: 21-22).

Por lo tanto, dentro de la enorme complejidad, la burocracia, organizaciones e instituciones de la cristiandad existe el verdadero Cuerpo de Cristo. Los miembros de este verdadero Cuerpo son, en su mayoría, conocidos solo por Dios. Ellos son los que tienen sus nombres escritos en el Libro de la Vida del Cordero (Apocalipsis 21:27). Ellos se encuentran dispersos en todas las denominaciones, y muchos son de ninguna denominación en absoluto. Ellos son los “llamados afuera”. Es esta iglesia dentro de la iglesia contra la cual Cristo prometió que las puertas del infierno nunca prevalecerán (Mateo 16:18).

Me pidieron que escribiera un artículo para una revista británica líder en el tema “¿Qué haría para cambiar la Iglesia?” Me gustaría enumerar algunos cambios que he sugerido en dicho artículo.

En primer lugar, me gustaría llamar a la iglesia de nuevo a la autoridad bíblica. La iglesia protestante de hoy está posiblemente tan lejos de la autoridad de las Escrituras como lo estaba la iglesia romana en el siglo 16. Necesitamos desesperadamente una nueva reforma dentro de la iglesia protestante.

Jeremías el profeta acusó a la gente de su generación, diciendo: “Porque habéis pervertido las palabras del Dios viviente” (Jeremías 23:36). En nuestra generación las enseñanzas de la Biblia han sido pervertidas por gente de iglesia. La autoridad de la Escritura misma está siendo rechazada. Así, la Iglesia empieza a tambalearse como un barco en el mar que ha perdido su timón y la brújula. Somos como un avión en el mal tiempo que ha perdido el contacto por radio con la torre.

En segundo lugar, sugeriría que todos los miembros de la iglesia empiecen donde los discípulos comenzaron –en una genuina conversión. Jesús dijo: “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:20). El mismo hecho de que el fruto del Espíritu, como el amor, la alegría y la paz (Gálatas 5:22), no caracteriza al cristiano promedio profesante indica que nunca ha tenido una experiencia genuina con Dios.

Después de predicar por todo el mundo y observar el trabajo de la iglesia, estoy convencido de que hay grandes hordas de gente vagamente identificados con la iglesia, que por diversas razones nunca han experimentado una conversión de acuerdo a las Escrituras. La marca distintiva de los discípulos de Cristo era que la gente podría decir que “habían estado con Jesús” (Hechos 4:13). Grandes porciones de la iglesia hoy en día se han vuelto estériles y no productivas porque la chispa de la luz divina de Cristo no habita dentro de ellos.

En tercer lugar, me gustaría enseñar la necesidad de la llenura del Espíritu Santo. Los discípulos no eran nada antes de Pentecostés. Y eran todo después de él.

Cuando leemos acerca de los cristianos famosos a través de los siglos, no podemos escapar a la tremenda importancia del Espíritu Santo en sus vidas. La iglesia de hoy tiene todas las herramientas para la conquista de dinero, edificios, organización, educación y métodos. Pero nos falta la chispa dada por Dios para encender estas cosas en un fuego espiritual que podría barrer el mundo y ayudar a traer la paz a nuestro mundo desesperado. Esa chispa es la llenura personal del Espíritu Santo en la vida de todo creyente, sin la cual la Iglesia no tiene poder espiritual.

En cuarto lugar, yo llamaría la iglesia de nuevo a la disciplina bíblica. Yo no lo llamaría a volver al puritanismo, con su legalismo y excesos. Sin embargo, necesitamos un nuevo puritanismo que conduzca a la autodisciplina, a la abnegación y a la voluntad de tomar la cruz de Cristo, mientras al mismo tiempo preserve la gran libertad que tenemos en Cristo Jesús.

La iglesia ha caído en un peligroso antinomianismo tan grave que los que están fuera de la iglesia pueden discernir muy poca diferencia entre el cristiano y el no cristiano. La Escritura dice que el cristiano debe vivir una vida separada de los males de este mundo.

En quinto lugar, me gustaría enseñar la centralidad de Cristo. “En Él vivimos, nos movemos y existimos” (Hechos 17:28). Uno no puede leer el Nuevo Testamento sin ser impresionado por que los primeros cristianos tenían a Cristo en el centro de cada acto, palabra y obra. Hoy lo hemos ocultado con la jerga, rituales prestados y todo tipo de parafernalia religiosa. Estos deben ser retirados de manera que la gente pueda ver al verdadero, vivo, redentor y salvador.

En sexto lugar, yo llamaría a la iglesia de nuevo a la emoción, al entusiasmo, a la alegría y a la esperanza de la iglesia primitiva. Hemos llegado a morir en la ortodoxia y a fallecer en el liberalismo. En el día de Pentecostés, los cristianos estaban tan emocionados que las personas pensaban que estaban borrachos (Hechos 2:13, 15). Entra alguien en la iglesia promedio de hoy y ciertamente nadie nos acusaría de estar borrachos; más bien, nos acusaría de estar dormidos. Dondequiera que Jesús fue, hubo entusiasmo en la comunidad. Dondequiera que los apóstoles fueron, había una sensación de emoción y expectativa. Y tenemos que recuperarla.

En séptimo lugar, me gustaría llamar a la iglesia a una nueva relevancia. Me gustaría llamar a la iglesia a una perspectiva adecuada al enfrentarse con los sorprendentes males sociales de nuestro tiempo.

Me gustaría empezar, sin embargo, desde un punto de vista espiritual. Solo una iglesia saludable puede ayudar a un mundo enfermo. Mucha de la acción social de hoy no es más que puro humanismo. Estoy convencido de que no podemos salvar el mundo hasta que nosotros mismos seamos salvos primero. No podemos cambiar el mundo hasta que nosotros, como miembros de la iglesia hayamos sido transformados por el poder de Cristo. No podemos redimir a la sociedad hasta que nosotros mismos primero hayamos sido redimidos por Cristo.

Uno de los líderes de un gigante programa contra la pobreza me dijo que su experiencia de años en trabajo social le ha llevado a la convicción de que la mayor necesidad de los hombres y las mujeres es espiritual. Es precisamente por eso que Cristo dijo: “Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3: 7).

En la iglesia, sin embargo, hay quienes sostienen que la evangelización debe ser reinterpretada en la línea de la ingeniería social, la presión política y hasta la revolución violenta. Se nos dice, “Esa es la manera de hacer las cosas.” Estamos siendo testigos hoy del mayor énfasis de las organizaciones eclesiásticas en pronunciamientos, cabildeo, piquetes, demostrando incluso un llamado a la violencia para lograr un cambio social y político en los Estados Unidos. Algunos líderes de la iglesia creen que la sociedad debe ser obligada a someterse a sus ideas de cambio social. Dicen que esto es la parte importante de la misión cristiana.

Yo creo que el cambio de los corazones de la gente es la misión principal de la iglesia. La única manera de cambiar a los hombres y mujeres es conseguir que se conviertan a Cristo. Entonces van a tener la capacidad de cumplir con el mandato cristiano de “ama a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12:31).

Nosotros como cristianos tenemos dos responsabilidades: primero, la de anunciar el Evangelio de Cristo como la única respuesta a las necesidades más profundas de la humanidad. En segundo lugar, la de aplicar de la mejor manera posible los principios de Cristo a las condiciones sociales que nos rodean. El mundo puede argumentar en contra de un credo, pero no puede argumentar en contra de vidas cambiadas. Esto es lo que el simple Evangelio de Cristo hace cuando se predica y proclama en el poder y la autoridad del Espíritu Santo.

Yo llamaría a la iglesia de hoy de nuevo a su principal tarea de anunciar a Cristo y a este crucificado. Él puede cambiar la vida y satisfacer las necesidades espirituales más profundas de la humanidad, como la única panacea para los problemas que enfrenta el mundo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Misceláneos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Ingrese un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s