11 – El diezmo de Abram

Parte III – El diezmo antes de la Ley

11 – El diezmo de Abram

Este es otro pasaje tradicional sobre el diezmo. Génesis 14:17-20

Cuando volvía de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el Valle del Rey.

Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.

La historia completa se inicia en el capítulo anterior (capítulo 13), Abram ya había recibido la promesa de Dios (capítulo 12), pero su nombre aún no había sido cambiado a Abraham (capítulo 17). Abram y Lot se establecen en Canaán; ambos eran muy ricos en ganado y en posesiones. Debido a los frecuentes conflictos entre los pastores de ganado de Abram y de Lot, decidieron separarse. Lot escogió la parte que a la vista era más atractiva, la llanura del Jordán donde estaban Sodoma y Gomorra, y Abram fue hacia el otro lado.

Por este tiempo Abram y Lot ya conocían la maldad de los habitantes de Sodoma, quienes son descritos como pecadores contra Jehová en gran manera (Génesis 13:13).

Luego hubo una guerra entre dos grupos de reyes, entre los derrotados estaba el rey de Sodoma, y como resultado, sus bienes, ganado y habitantes fueron tomados como botín de guerra, entre ellos Lot, su familia y su gente.

Pero escapó uno de los cautivos y dio aviso a Abram, quien de inmediato con unos aliados logró armar un ejército y salir tras de los que habían tomado cautivo a Lot.

Abram logró su objetivo, derrotó al enemigo y recobró todo el botín, que incluía el ganado, los bienes y las personas. En este momento es que sucede lo descrito en los versículos arriba. Salieron al encuentro de Abram dos reyes, el de Sodoma y el de Salem, llamado Melquisedec.

Melquisedec bendijo a Abram y a Dios, y Abram le dio el diezmo del botín recuperado (Hebreos 7:4); y luego de que su personal comió algo del botín, y repartió entre sus aliados lo que les correspondía, entregó todo lo demás del botín al rey de Sodoma, a pesar de que este le ofreció a Abram que se quedara con los bienes; Abram no aceptó la oferta, porque había hecho voto a Jehová, no consideraba nada de lo recuperado como suyo, y no quería que en el futuro se dijera que él fue enriquecido por el rey de Sodoma; por eso –finalmente- Abram no se quedó con nada.

Aunque no se dice que Abram dio el diezmo de manera voluntaria a Melquisedec, su posterior actitud con el rey de Sodoma así nos lo indica.

Le recomiendo leer completamente el capítulo 14 para que confirme lo que he explicado aquí.

Cuestiones al diezmo de Abram

Algunos estudiosos¹ explican que era costumbre pagana en la época de Abram que los vencedores en batalla dieran el diezmo del botín al sacerdote de su dios; común en los pueblos de Acadia, Asiria, Babilonia, Canaán, Egipto, Sumeria y Siria. Es probable que haya sido esta la motivación de Abram al dar el diezmo del botín a Melquisedec, porque de acuerdo a Génesis, esta fue la única vez que Abram participó en una batalla, y la única vez que se registra que diezmó.

Existe la probabilidad de que Abram dio el diezmo a Melquisedec por instrucción divina según Génesis 26:5, pero ese pasaje se puede referir a las instrucciones sí registradas que Dios dio a Abraham acerca de los sacrificios de animales, circuncisión, expulsión de Agar, sacrificio de Isaac, y no al diezmo del cual no hay registro de instrucción. Es más probable que lo haya hecho siguiendo la costumbre pagana. Además si Abram hubiera querido honrar a Dios probablemente hubiera sacrificado un animal, como Dios lo hizo en el Edén, Abel lo imitó, así mismo Noé, y hasta el mismo Abram en eventos anteriores.

El diezmo de Abram, tiene más parecido a la ofrenda de Caín. En Génesis 14:11 se describe en qué consistían los bienes que en botín habían llevado los vencedores: riqueza y provisiones. Por lo tanto no se parecía en nada al tipo de ofrenda agradable a Dios ofrecida por Abel: un cordero sacrificado, sino más bien a la ofrenda de Caín: provisiones, que pueden incluir al fruto de la tierra.

Hasta este momento de la historia bíblica Dios no había dado instrucción ninguna sobre ofrendas del fruto de la tierra, tampoco Dios le dio instrucción específica a Abram para que diera el diezmo del botín; si fuera así entonces de los animales recuperados en el botín hubiera tomado uno y lo hubiera sacrificado. La interrogante inmediata surge, ¿por qué sacrificar un animal de la tierra de Sodoma y Gomorra, no tendría que tener una expectativa superior para escoger un animal?, la misma pregunta se tendría que hacer respecto al diezmo que Abram hizo del botín, pues también vino de Sodoma y Gomorra.

La conclusión es inevitable, Abram usó de la costumbre pagana del diezmo sobre el botín de guerra. No hay instrucción anterior de parte de Dios que nos enseñe cómo y porqué hacerlo. Siglos después, en la Ley de Moisés, hay instrucciones sobre el botín de guerra, pero no se parecen a la de Abram, ni tampoco lo entregado era un 10 por ciento, sino un 1 por ciento para los levitas, y 0.1 por ciento para el sacerdote (Números 31). No hay otro evento anterior ni posterior en la vida de Abram que nos lleve a imitarlo.

Fue un evento único

Vemos en un hecho posterior, en Génesis 20:14-16

Entonces Abimelec tomó ovejas y vacas, y siervos y siervas, y se los dio a Abraham, y le devolvió a Sara su mujer. Y dijo Abimelec: He aquí mi tierra está delante de ti; habita donde bien te parezca. Y a Sara dijo: He aquí he dado mil monedas de plata a tu hermano; mira que él te es como un velo para los ojos de todos los que están contigo, y para con todos; así fue vindicada.

En este evento Abraham recibe bienes y mil monedas de plata, y no se menciona que Abraham haya dado diezmo de lo que recibió; se podría argumentar que no tuvo la oportunidad de encontrarse con un sacerdote de Dios para hacerlo, sin embargo otro hecho narrado en la Biblia desacredita ese argumento; leamos en Génesis 12:5

Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron.

Este fue un evento anterior al encuentro con Melquisedec, por lo tanto Abram sí tuvo oportunidad de la riqueza adquirida en Harán, dar un diezmo a Melquisedec cuando se encontró con él, y no lo hizo. De manera que el diezmo de Abram a Melquisedec fue un evento único y del cual no hay instrucción.

Melquisedec en el libro de Hebreos

El autor del libro Hebreos menciona varias veces a Melquisedec en los capítulos 5, 6 y 7; es en este último capítulo, donde se habla más del orden sacerdotal de Melquisedec, y además se menciona el diezmo de Abram.

Hebreos 7:1-18

Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín. Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham.

Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas. Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor. Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive. Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos; porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro.

Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón?

Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley; y aquel de quien se dice esto, es de otra tribu, de la cual nadie sirvió al altar. Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio. Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto, no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible. Pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec. Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.

Todo el libro de Hebreos es una comparación para establecer la superioridad del Nuevo Pacto sobre el Antiguo Pacto; en estos capítulos el autor se dedica a demostrar que el sacerdocio de Melquisedec era mayor que el sacerdocio de los levitas, así como también Melquisedec mismo era superior a Abram. El autor de Hebreos llega a establecer que:

• Melquisedec es superior a Abram. Esto debido a que el mayor bendice al menor, y que el menor diezma al mayor.
• Melquisedec es un tipo de Cristo. Dice que es semejante al Hijo de Dios; no tiene principio de días, ni fin de vida; permanece sacerdote para siempre; y se da testimonio de que vive.
• El sacerdocio de Melquisedec es superior al sacerdocio levítico. Esto debido a que en Abram diezmaron todos sus descendientes incluidos Leví y los levitas.
• El sacerdocio levítico no es perfecto. Debido a que hubo necesidad de otro sacerdote, Cristo Jesús según el orden de Melquisedec, y no según el orden de Aarón.
• La ley de Moisés ha sido reemplazada al cambiar el sacerdocio. No conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible.
• El sacerdocio de Jesús es para siempre, según el orden de Melquisedec.
• La ley queda abrogada. Debido a su debilidad e ineficacia, y la introducción de una mejor esperanza.

En la historia en Génesis, y en esta explicación sobre Melquisedec en el libro de Hebreos, no se encuentra ninguna instrucción acerca del diezmo; se le menciona para sustentar el punto de la superioridad del orden de Melquisedec; pero no se da ninguna instrucción.

Es importante mencionar que en el Nuevo Pacto todos los creyentes somos sacerdotes, y Cristo Jesús es el sumo sacerdote. En su primera carta capítulo 2 versos 9 y 10, Pedro les dice a los creyentes:

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

En Apocalipsis 1:5-6, Juan dirigiéndose a las siete iglesias del Asia, dice:

Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

Y en Apocalipsis 5:8-10 (Biblia textual):

Y cuando tomó el rollo, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero, teniendo cada uno una cítara, y tazones de oro llenos de incienso, que son las oraciones de los santos. Y cantan un cántico nuevo, diciendo:

¡Digno eres de tomar el rollo, y de abrir sus sellos, Porque Tú fuiste inmolado, Y con tu sangre redimiste para Dios, De toda tribu y lengua y pueblo y nación; Y los has hecho para nuestro Dios, un reino de sacerdotes, Y reinarán sobre la tierra!

Somos sacerdotes para Dios en el sentido que desde que Cristo -nuestro sumo sacerdote- se sacrificó por nuestros pecados por una sola vez y para siempre, ya no necesitamos a los sacerdotes del orden de Aarón, sino que cada uno de nosotros tenemos el camino libre para llegar al Padre –entrar al Lugar Santísimo- por la sangre de Cristo (Hebreos 10:19-20).

Mito: Abram dio el diezmo de todo

Es correcto que esas palabras son literales en Génesis, pero se refieren a todo lo recuperado del botín; dice en Hebreos 7:4 “Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín.” Abram antes y después de este episodio era rico en abundancia y no se menciona ninguna vez que haya diezmado sobre sus bienes o sobre sus ganancias o ingresos.

Dice el historiador Flavio Josefo en Antiguedades Judías, Tomo 1, Libro 1: “… Y el rey de los sodomitas salió a su encuentro en un lugar llamado Llanura Real. Allí lo recibió también el rey de Solima, Melquisedec, palabra que significa rey justo. Y era, efectivamente, tal, a juicio de todos, tanto que por este motivo llegó incluso a ser sacerdote de Dios. Solima, sin embargo, posteriormente recibió el nombre de Jerusalén. El referido Melquisedec suministró al ejército de Abram presentes de hospitalidad, le ofreció provisiones sin tasa y durante el banquete empezó a alabarlo y a bendecir a Dios por haber puesto a los enemigos en manos de Abram. Y como Abram le diera incluso el diezmo del botín, él lo aceptó.”

Mito: El diezmo de Abram es de la fe, es antes de la ley, por tanto no fue abolido

No por haber sido antes de la ley significa que debemos practicarlo, a menos que haya una instrucción específica; por ejemplo hay otras cosas que los patriarcas practicaron antes de la ley:

• La circuncisión – Abraham, Isaac, Moisés antes de la ley. Fue ordenado luego en la ley
• Sacrificio de animales – Abel, Noé, Abraham, Isaac, Jacob. Fue ordenado luego en la ley
• Diezmo – Abram. Fue ordenado luego en la ley.

¿Por qué solo practicar el diezmo de Abram, y no la circuncisión o los sacrificios de animales?

Cuestionario – El diezmo de Abram

¿Quién fue Melquisedec?

¿Hay enseñanza o instrucción de Dios a Abram sobre el diezmo?

¿Sobre qué diezmó Abram?

¿Qué hizo con el resto del botín?


¹ The sacred tenth, Henry Lansdell, 1906. Westminster Dictionary of the Bible, John D. Davis, 1964. Evangelical Dictionary of Theology, Walter Elwell, 2001.
<- 10 – Conclusiones y Preguntas Frecuentes sobre el Diezmo en la Ley <-
– Índice –
-> 12 – El diezmo de Jacob ->
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libro y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 11 – El diezmo de Abram

  1. Esteban Polo dijo:

    …ricos en ganado…

  2. Anónimo dijo:

    Génesis 26:5. Las instrucciones de Dios a Abraham.
    El botín en sentido más estricto era la recuperación del botín.

  3. nilbialuna dijo:

    *******

    Los que enseñan a Malaquías no son cumplidores de este libro porque este libro envía a guardar todos los estatutos, leyes, ordenanzas, preceptos y decretos dados a Moisés en el monte Horeb.

    Fíjense:

    Usan a Malaquías 3:9-10

    Malaquías 3:9 MALDITOS SOIS CON MALDICIÓN, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

    Pero no guardan a Malaquías 4:4

    Malaquías 4:4 ACORDAOS DE LA LEY DE MOISÉS mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel.

    Cuando usted le haga esta pregunta a la iglesia:

    ¿¿ LEVANTEN LAS MANOS LOS QUE CUMPLEN CON EL LIBRO DE MALAQUÍAS ??

    Fíjese quienes levántan las manos y cuéntelos, y luego dígale:

    ¡¡ MENTIROSOS !! ¡¡ HIPOCRITAS !! ESTA CARTA ENVÍA A QUE SE GUARDEN TODAS LAS LEYES Y ORDENANZAS DADAS A MOISÉS EN EL MONTE HOREB; Y NIGUNO DE USTEDES GUARDA ESTO.

    Luego dígale, que mejor es que guarden lo que ordenó el Espíritu Santo juntamente con los Apóstoles (la verdadera iglesia de Cristo) en Hechos 15:28-29. donde dice:

    Hechos 15:28. PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPÍRITU SANTO, y a nosotros, NO IMPONEROS NINGUNA CARGA más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.

    Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, “ENTREGARON LA CARTA”; habiendo leído la cual, se regocijaron “POR LA CONSOLACIÓN”

    ESTO ES MANDAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO NUESTRO GUÍA Y CONSOLADOR.

    Si el Espíritu Santo hubiera querido que (nosotros los gentiles creyentes) diezmáramos, o que guardáramos días de reposo, observáramos los alimentos limpios o inmundos, etc. etc.
    Nos lo hubiera dicho en este concilio (reunión extra-oficial) que sucedió en Jerusalém (Hechos 15:1-35) y que fué efectuada precisamente para nosotros los gentiles creyentes (las naciones).

    MALAQUÍAS ES UNA CARTA JUDÁICA, (doctrina judáica), JAMÁS HA SIDO UNA CARTA APOSTÓLICA (doctrina apostólica)

    ¡¡¡ A DIOS SEA TODA LA GLORIA !!!.

    *******

  4. Esteban Polo dijo:

    ¿Hay enseñanza o instrucción de Dios a Abram sobre el diezmo?

Ingrese un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s