¿Qué pasa cuando oramos al Espíritu Santo?

Por Esteban Polo – 29 de Julio 2013

¿Qué pasa si oramos al Espíritu Santo?, es decir cuando dirigimos nuestra oración al Espíritu Santo, en vez de al Padre; ¿acaso no estamos robando o saltando el rol del Espíritu Santo de ser el que intercede por nosotros? La Biblia nos enseña que cuando oramos es el Espíritu Santo que intercede (Romanos 8), ¿de qué manera intercedería el Espíritu Santo ante el Espíritu Santo?

El versículo 26 dice que debido a nuestra debilidad no sabemos pedir como conviene (no de acuerdo a su voluntad, pedimos de acuerdo a nuestros deseos, pedimos mal), entonces es el Espíritu quien nos ayuda en esta tarea, pues habita en nuestro interior y conoce nuestro corazón y nuestro espíritu (espíritu humano) con el cual está conviviendo, y hace que pidamos de acuerdo a la voluntad de Dios. Si nos dirigimos al Espíritu Santo nos estaríamos dirigiendo a nuestro propio interior.

Pablo enseñó en Efesios 6 que debemos orar “en el Espíritu”.

Además cuando oramos ante el Padre no lo podemos hacer así porque sí, no tenemos la acreditación de entrar a su presencia si no lo hacemos en el nombre de Jesús. Entonces ¿qué pasa cuando oramos a Jesús?, ¿podemos decirle a Jesús, Señor Jesús te pido esto en nombre de Jesús? Podríamos orar a Jesús, pero también le estamos robando el rol de ser el mediador entre nosotros y el Padre.

Jesús mismo instruyó que se debe orar al Padre (Mateo 6, Lucas 11). También nos dió la promesa de que todo lo que pidamos al Padre en su nombre (de Jesús) será hecho (Juan 16).

¿Pero no es lo mismo el Padre que el Espíritu y que el Hijo? ¿no son los tres el mismo Dios? Sí, pero cada uno tiene un rol diferente, de manera que no podemos decir “El Espíritu murió por mí en la cruz”, o “Jesús, te pido esto en el nombre del Espíritu Santo”, tampoco “Espíritu Santo te pido esto en el nombre del Padre”; sería intercambiar los roles que cada uno de ellos tiene de acuerdo a la instrucción bíblica. Decir que el Padre es igual al Espíritu Santo y por lo tanto si oramos al Padre, también podemos orar al Espíritu Santo, es aplicar lógica humana a la naturaleza divina.

Probablemente Dios no se moleste porque nos dirigimos al Espíritu en vez de al Padre, o porque nos olvidemos alguna vez de pedirle en el nombre del Hijo, como buen Padre probablemente pase por alto la formalidad, pero Él quiere que lo conozcamos tal como Él es, y creo que se agradaría más si le conocemos más íntimamente y actuamos en consecuencia.

Es importante considerar y diferenciar lo que se instruye en la Biblia de lo que se menciona en ella. Observa el siguiente cuadro elaborado en base a lo que está escrito en la Biblia:

¿Hay instrucción? ¿Hay práctica?
Oración al Padre Si Si
Oración al Hijo No Si
Oración al Espíritu Santo No No

He encontrado predicadores y artículos que usan el argumento de la igualdad de las tres personas de la divinidad (Dr. Stanley es uno de ellos), y también otros que muestran versículos en donde supuestamente se ora al E.S., pero me parece que son forzados, extraídos de su contexto, para sustentar su punto.

Aplicación del Pastor Alex

Alex (mi pastor) el Viernes, en la noche de Alabanza y Oración, dijo que el E.S. es “nuestro compañero” en la oración, y esa figura me pareció muy apropiada, con excepción cuando dijo que el E.S. nos esperaba en la cocina para orar; porque el E.S. no se separa de nosotros. Los otros ejemplos sí me parecieron correctos, como decir que el E.S. nos espera a orar, etc., pero su idea era que no oramos al E.S., sino que él está a nuestro lado (en nuestro interior) para ayudarnos a orar.

Como conclusión diría que lo peor que podemos hacer es no orar; Dios está llevándonos a los varones y a las damas a orar más y no deberíamos descuidar este avivamiento.

Versículos mencionados:

Romanos 6:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. 27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

Mateo 6:8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. 9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

Lucas 11:1 Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos. 2 Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

Juan 16:23 En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. 24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido

Efesios 6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos

Otros versos de instrucción a considerar:

Mateo 7: 7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 9 ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? 10 ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? 11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Efesios 5:18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Video con respuesta del pastor Charles Stanley a la pregunta ¿a qué persona de la trinidad debemos orar?

En mi humilde opinión, el Dr. Stanley comete un error cuando usa los versículos que hablan de la unidad de Dios, pero aplica lógica humana para decir que si A=B y B=C, entonces A=C; si el Padre es Dios (unidad), y el E.S. es Dios (unidad), entonces el Padre es el E.S. (igualdad), lo que me parece errado, porque con esa lógica humana también podríamos negar la divinidad de Dios como lo hacen los testigos de Jehová si A=B y B<>C (B diferente de C) entonces A<>C (A diferente de C); si el Padre es Dios, y el Hijo no es el Padre, entonces el Hijo no es Dios.

Creo que podemos afirmar que el Padre, el Hijo, y el E.S.; los tres son Dios y comparten la misma naturaleza, y la Biblia nos enseña que hay unidad entre ellos (Yo y el Padre uno somos), pero no igualdad (que Jesús hubiera dicho, Yo soy el Padre, o Yo soy el Espíritu), sino más bien diferencias, por ejemplo “el día y la hora sólo lo conoce el Padre” o “El Padre que me envió”, etc.

En el minuto 1:33 Stanley dice “… tú y yo podemos orar a Jesús…” pero no da ningún sustento para eso; en el minuto 2:20 dice que ocasionalmente se puede orar al Espíritu Santo, pero tampoco da sustento de eso, a pesar de que segundos antes dice que no existe ningún registro en la escritura de tal práctica.

Finalmente, y como muchos pastores mencionan, creo que lo correcto no es orar al E.S. sino en el E.S., al Padre, y en el nombre del Hijo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estudio y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Ingrese un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s